El cáncer es uno de los principales desafíos a los se enfrentan muchos europeos. Casi uno de cada tres europeos desarrollará un cáncer a lo largo de su vida y todos sabemos lo dolorosa e impactante que sigue siendo la incidencia de esta horrible enfermedad.  Casi todos tenemos un amigo o un familiar que ha padecido, padece o incluso ha fallecido a causa del cáncer. Si bien la responsabilidad última en materia de salud recae sobre los Estados miembros, la Unión puede y debe asumir su parte.

Nos comprometemos a hacer todo cuanto esté en nuestra mano para garantizar que nadie muera de cáncer de aquí a veinte años.

Como Grupo PPE, proponemos las siguientes medidas concretas:

1. Investigación

A.  Queremos duplicar el importe que la Unión dedica a investigación sobre el cáncer hasta 2024.

B.  El nuevo programa marco de investigación de la UE debe tener una meta: «en veinte años, ningún niño morirá de cáncer». Por consiguiente, el presupuesto destinado a investigación para el cáncer infantil debe multiplicarse por diez de aquí a 2024.

C.  La investigación realizada por organizaciones sin ánimo de lucro, como las organizaciones benéficas de lucha contra el cáncer, deben recibir un apoyo cinco veces superior a lo que han recibido hasta la fecha.

D. Pedimos la aplicación prudente del Reglamento general sobre protección de datos con el fin de evitar restricciones innecesarias a la investigación sobre el cáncer.

2. Política farmacéutica

A.  La Agencia Europea de Medicamentos y las asociaciones nacionales responsables de las evaluaciones de las tecnologías sanitarias –que preparan las decisiones de los Estados miembros sobre el reembolso de los medicamentos– deben reforzar su cooperación con vistas a concentrar las inversiones en los medicamentos que tengan un beneficio real para los pacientes. Por lo tanto, pedimos la aprobación oportuna de la propuesta de la Comisión Europea sobre las evaluaciones de tecnologías sanitarias.

B.  Un marco más adecuado para el tratamiento de niños enfermos de cáncer.

C.  Menos burocracia en los ensayos clínicos, especialmente para las pymes y las organizaciones sin ánimo de lucro.

3. Salud on-line o “e-health”

Con el fin de abordar terapias más especializadas de manera más efectiva y evitar a los pacientes desplazamientos innecesarios, la “e-health” en la Unión Europea debe recibir mayor apoyo. Por este motivo, pedimos a la Comisión Europea que presente con carácter de urgencia una hoja de ruta, incluidas propuestas legislativas, para garantizar el desarrollo de normas comunes con el fin de reforzar la interoperabilidad de los sistemas de asistencia sanitaria y la infraestructura electrónica necesaria.

4. Asistencia sanitaria transfronteriza

Aplicación de una directiva sobre asistencia sanitaria transfronteriza que permita a los pacientes consultar a los especialistas más adecuados para su tratamiento, sin imponer cargas innecesarias.

5. Prevención

Una aplicación rigurosa y rápida de la Directiva sobre el tabaco; campañas de sensibilización que promuevan estilos de vida saludables; medidas que aborden la mala calidad del aire; y la rápida adopción de la propuesta de la Comisión relativa a la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes carcinógenos y mutágenos durante el trabajo.

6. Pruebas y detección precoz

Los ministros de Sanidad deberían revisar las recomendaciones del Consejo de 2003 sobre detección del cáncer.

7. Registro oncológico

La Comisión debería ayudar a crear cuanto antes un marco para la interoperabilidad de los registros oncológicos europeos.

8. Perspectiva de género

Deben abordarse las cuestiones específicas de hombre y mujeres.

9. Apoyo a los supervivientes del cáncer

Las personas que han superado un cáncer, que no corren un riesgo significativo y que, desde el punto de vista médico, no están expuestas a mayores riesgos respecto a la media de la población, deben recibir protección contra la discriminación.

10. Enfermedad en fase terminal en el lugar de trabajo

Las personas enfermas terminales deben poder seguir trabajando si así lo desean.

11. Conciliación de la vida profesional y la vida privada

La situación de los padres y cuidadores de pacientes de cáncer debe abordarse en la Directiva relativa a la conciliación de la vida familiar y la vida profesional.

12. Cuidados paliativos

La Comisión debería proporcionar una plataforma para el intercambio de las mejores prácticas en materia de cuidados paliativos y apoyar la investigación en este ámbito.

La investigación sobre el cáncer puede ser más productiva y su tratamiento, más eficaz si los mejores especialistas de Europa trabajan conjuntamente y los pacientes tienen la posibilidad de beneficiarse de los avances dondequiera que vivan. Hablamos del cáncer en general, pero queremos hacer una mención especial sobre el cáncer infantil y para los diagnósticos de cánceres raros. Para lograr una atención más personalizada es imprescindible que los europeos trabajemos conjuntamente.

Contenido relacionado