Europa necesita una llamada de atención

Si bien fueron fundamentalmente los avances culturales y políticos los que cambiaron el mundo durante las décadas de los ochenta y los noventa, son las innovaciones tecnológicas las que están impulsando los vertiginosos avances sociales, políticos y económicos en la actualidad. Al observar las mejoras tecnológicas de los Estados Unidos, Asia y parte de Oriente Medio, constatamos que Europa necesita acelerar el ritmo, ponerse al día y renovar sus ambiciones a la hora de configurar el mundo digital, ya que la política de innovación decidirá el modo de garantizar nuestro estilo de vida europeo en el futuro.

Europa juega con una ventaja clave en lo que respecta a la innovación

Gracias a nuestros valores, Europa podrá sumarse a la próxima ola de innovación. Nuestra estabilidad política y nuestra economía social de mercado son activos de gran valor que nos brindan una ventaja competitiva única para situarnos al frente del próximo período de transformación digital. Nuestro continente tiene ahora una oportunidad única para configurar la próxima revolución digital: en los próximos años, las nuevas tecnologías van a transformar de manera fundamental las industrias tradicionales y tendrán acceso a la vida cotidiana de todo el mundo, más allá de los cambios habidos en el terreno de la comunicación. La próxima ola digital no tendrá que ver solo con las competencias con las tecnologías de la información o los nuevos modelos de negocio, sino que irá más allá. El éxito dependerá de nuestra capacidad para entender cómo aplicar la innovación a nuestra vida diaria. Es el momento de que Europa responda a este desafío, porque nuestro estilo de vida europeo marca la diferencia: los valores, la economía social de mercado, la capacidad creativa y la estabilidad política, así como las industrias, la capacidad de investigación, los sistemas educativos y el poder adquisitivo de los consumidores.

El estilo de vida europeo determinará la era digital

La innovación ha sido siempre una parte esencial del ADN europeo: necesitamos que los ciudadanos europeos vuelvan a soñar con una Europa que impulse la innovación en el mundo. La prosperidad de nuestras sociedades europeas, así como nuestra seguridad social en el futuro dependen enormemente de la innovación.

Europa debe recuperar su afán por innovar: contamos con millones de empresas emergentes, pymes, industrias, jóvenes emprendedores, investigadores y estudiantes preparados para desempeñar un papel. Tenemos que ser capaces de ofrecer las condiciones y los incentivos adecuados para que prosperen y permanezcan en Europa.

Podemos crear un entorno innovador óptimo, que esté impulsado por nuestros valores y que no se rija solo por los gigantes del sector tecnológico ni los poderes autoritarios, para que haya un equilibrio propio del estilo europeo que queremos quede también reflejado entre las regiones. Consideramos necesario reducir las diferencias entre las regiones avanzadas y las más rezagadas.

Europa escucha y responde a los miedos y las preocupaciones de los ciudadanos: la innovación no es solo una cuestión de negocios. La política tiene la responsabilidad de establecer las condiciones adecuadas para que las sociedades acojan la innovación, pero también tiene que anticiparse y contrarrestar el impacto que pueda tener en los ciudadanos y las sociedades.

Debemos configurar una Unión por la innovación en toda Europa que 1) mejore la vida cotidiana de los ciudadanos, 2) prepare a nuestros ciudadanos, industrias y el ámbito académico para la próxima revolución digital, 3) vele por que todo el mundo tenga acceso a las oportunidades digitales a fin de poder aplicarlas a su vida cotidiana y 4) reciba una importante financiación.

(1) Creemos que la innovación puede mejorar la vida cotidiana de los ciudadanos

  • Para impulsar la innovación es preciso recuperar la confianza de los ciudadanos en un ciberespacio seguro, a través de:
    • la creación de nuevos centros de investigación en ciberseguridad de la Unión;
    • la actualización constante de estrictas normas que garanticen la infraestructura crítica (centrales eléctricas e instalaciones abastecedoras de agua) mediante la revisión de la Directiva relativa a las medidas destinadas a garantizar un elevado nivel común de seguridad de las redes y sistemas de información en la Unión (SRI);
    • la creación de una brigada cibernética de la Unión que muestre que estamos equipados para defendernos con un enfoque basado en nuestros conocimientos.
  • Para impulsar la innovación es necesario lanzar una nueva acción ofensiva en los sectores líderes con el fin de crear una economía centrada en los datos y el próximo «Airbus»:
    • en materia de salud (por ejemplo, proyectos que curen el cáncer o el Alzheimer): tomar la iniciativa en cuanto a la inteligencia artificial y el aprendizaje automático (nuevos «laboratorios» de la Unión), ofrecer una atención sanitaria personalizada mediante aplicaciones de macrodatos que cuente con todas las debidas medidas de seguridad y protección de datos;
    • en materia de movilidad: los sistemas de transporte inteligentes cooperativos con carreteras inteligentes y una mejora de la intermodalidad y la conectividad, la conducción semiautónoma y autónoma, un mayor nivel de vehículos eléctricos y otras alternativas de baja emisión como puedan ser las pilas de combustible;
    • en materia de vivienda: la arquitectura digital dirigida a reducir los costes de construcción, el sistema de viviendas conectadas para ahorrar energía, un urbanismo dirigido a regular el tráfico y anticipar el desarrollo vecinal, la promoción del concepto de ciudades y pueblos inteligentes;
    • en materia de estrategia espacial: un sistema de alerta temprana de desastres naturales; imágenes por satélite de las sequías a escala mundial, la calidad del suelo y el cambio de uso de la tierra, las operaciones de salvamento, la cartografía de incendios forestales, los sistemas de navegación para vehículos, los controles fronterizos, los sistemas de comunicación;
    • En materia de energía: el uso de tecnologías energéticas limpias para alcanzar los objetivos climáticos y de energía, por ejemplo, el innovador biogás ecológico procedente de la transformación de abonos orgánicos.
  • Para impulsar la innovación también es necesario revitalizar los sectores que son esenciales para nuestra calidad de vida:
    • producción agrícola: el uso de la robótica, la tecnología de precisión y la tecnología de cartografiado para limitar el uso de pesticidas; los macrodatos para supervisar e identificar las enfermedades animales, el uso de fertilizantes y las deficiencias de las plantas; el suministro de un acceso a Internet de banda ancha en las zonas rurales, la innovadora transformación de abonos orgánicos para producir concentrados de minerales de alta calidad como sustituto sostenible a los fertilizantes minerales;
    • mejores condiciones de trabajo: el teletrabajo y la movilidad profesional;
    • acceso inteligente a los servicios desde el hogar: la telemedicina y la sanidad electrónica;
    • mayor número de oportunidades para los ciudadanos con discapacidad para acceder al mercado laboral y participar en la sociedad.
  • Para impulsar la innovación se precisa de una mayor protección de la diversidad cultural y la identidad creativa europeas:
    • promoción de un «Netflix» europeo;
    • creación de una biblioteca digital europea;
    • inversión en los sectores de la cultura y la creación en Europa y utilización de todo el potencial no reconocido que ofrece la digitalización en estos sectores.

(2) Queremos que Europa esté preparada para la próxima revolución digital

  • Es preciso establecer el marco adecuado. Dado que somos un mercado con 500 millones de consumidores, podemos imponer nuestras propias reglas, nuestros valores y nuestras normas:
    • profundización del mercado único digital para poner fin a la fragmentación y crear un mercado a mayor escala;
    • una plataforma europea de datos de libre acceso y un ilimitado flujo de datos gratuito en toda la Unión para las grandes empresas y las empresas emergentes;
    • una Nube Europea de la Ciencia Abierta y plataforma de datos;
    • privacidad y seguridad de los datos para infundir confianza en el ecosistema digital;
    • acción masiva de digitalización para pymes;
    • mejora del acceso a los mercados financieros para realizar inversiones inteligentes;
    • facilitar la transición del laboratorio al mercado: a menudo se crean innovaciones que no pueden venderse;
    • promoción de la Capital Europea de la Innovación y del Premio de la Unión para Mujeres Innovadoras;
    • promoción del Premio StartUp Europe Awards a la innovación.
  • Garantizar el acceso a la tecnología y proporcionar infraestructura adecuada serán factores clave para garantizar la cohesión de la Unión:
    • Europa debe aprovechar el «internet de los objetos», los macrodatos, la cadena de bloques y la aplicación de las oportunidades de software;
    • renovación y actualización de Horizonte 2020 conforme a las nuevas normas y al valor de las ideas para crear un proceso sencillo y equitativo;
    • los Estados miembros deben cumplir el objetivo de invertir el 3 % de su PIB en investigación e innovación;
    • para la política de cohesión posterior a 2020, la metodología de especialización inteligente debe ser el modelo predeterminado;
    • un plan de inversión 4.0 (seguimiento del Plan de Inversiones para Europa);
    • el desarrollo de la tecnología del lenguaje natural y el acceso a ésta hacen posible un mercado único digital multilingüe;
    • WiFi4EU, redes de banda ancha y alta velocidad, identificación de espectro, desarrollo de la tecnología cuántica y 5G;
    • superordenadores e infraestructura electrónica en todas las regiones (por ejemplo, minería de datos);
    • establecimiento de una red europea de empresas emergentes: Erasmus 4.0;
    • alentar la continuación y una mayor aplicación de las especializaciones inteligentes (por ejemplo, Iniciativa Vanguard) para las regiones y la continuación de la iniciativa «Ciudades Inteligentes».
  • Es preciso establecer la correspondencia entre las competencias y las oportunidades adecuadas para recuperar nuestro TALENTO:
    • aprendizaje y alfabetización digitales desde una temprana edad hasta la universidad, también en la formación profesional;
    • creación de «campamentos de verano digitales» patrocinados por empresas;
    • Universidad Europea por la Innovación; consolidación de redes de jóvenes innovadores y emprendedores, por ejemplo, a través de las comunidades del conocimiento y la innovación del Instituto Europeo de Innovación y Tecnología;
    • coordinación de programas conjuntos de investigación de máster y postdoctorado, Erasmus de posgrado digital;
    • Grupo de Reflexión de Internet (IUE 4.0);
    • Academia Europea de Conocimientos e Innovación: plataformas de investigación de cibercompetencias;
    • fomento de la «ciencia ciudadana»;
    • integración de la tecnología en la formación de jóvenes agricultores con objeto de impulsar la innovación.
  • Es preciso crear una economía social de mercado digital:
    • la innovación también ofrece nuevas oportunidades laborales: debemos fomentar los nuevos modelos de negocio que crean nuevos puestos de trabajo y cumplen las normas sociales de la economía digital;
    • acuerdos comerciales justos para proteger a nuestros trabajadores de las injustas prácticas de dumping;
    • formación profesional a lo largo de toda la vida para adaptar mejor las competencias de los trabajadores a los cambios del mercado laboral;
    • desarrollo de nuevos modelos de condiciones de trabajo para mejorar el equilibrio entre vida privada y vida laboral en la era digital;
    • nuevo marco para plataformas digitales que garanticen que las prácticas comerciales desleales que están prohibidas en el mundo analógico lo estén también en la era digital.

(3) Queremos que todos los ciudadanos formen parte de la Unión por la innovación

  • Democracia electrónica participativa (consultas, participación en los procesos de toma de decisiones, etc.);
  • voto digital para las elecciones europeas (fase de pruebas en 2019);
  • administración sin papel (modelo de Estonia);
  • reducción de la burocracia en un 30 % mediante la simplificación de los procedimientos y la eliminación de reglamentos que se puedan sustituir por métodos de simulación virtual;
  • comunicación del valor añadido que ofrecen los proyectos de la Unión (por ejemplo, «Let the Stars Shine»).

(4) Queremos que nuestras ambiciones se vean reflejadas en el marco financiero

  • La innovación debe encontrarse entre nuestras principales prioridades en el siguiente MFP (posterior a 2020) y debe ser un factor clave en su evaluación intermedia, incluidos los resultados del Noveno Programa Marco de Investigación (9.o PM) y los futuros Fondos EIE:
    • desde el 9.o PM se deben destinar 120 000 millones EUR a la investigación y la innovación, con el respaldo de 46 millones EUR procedentes de la programación de la concentración temática en la política de cohesión;
    • es necesario simplificar las normas y los procedimientos para acceder a la financiación de la Unión y, para evitar la burocracia, debemos ser innovadores a la hora de aplicar el presupuesto;
    • es necesario crear sinergias entre los fondos para la investigación e innovación, los Fondos Estructurales, los Fondos EIE y otros instrumentos financieros.
  • Debemos priorizar nuestro apoyo financiero, concediéndolo a los mejores proyectos que tengan verdadero valor añadido europeo y que no puedan gestionarse a escala nacional o regional.
  • Las normas sobre los Fondos Estructurales de la Unión deben posibilitar una mayor cooperación interregional en favor de la innovación.
  • Los programas de financiación y los distintos instrumentos deben coordinarse para no caer en «el valle de la muerte».
  • Los gigantes del sector tecnológico deben contribuir a esta revolución digital a través del pago de un nuevo impuesto para acceder al mercado único digital de la Unión.
  • El sector privado debe patrocinar proyectos que tengan repercusión a efectos de responsabilidad social, como puedan ser los campamentos digitales, el aprendizaje digital permanente, la alfabetización digital, la integración digital, etc.
  • Se debe facilitar el acceso a capital de riesgo y préstamos a las empresas emergentes y las pymes.