Un verdadero líder mundial

Para ocupar una posición de liderazgo en política exterior, la UE debe reforzar su capacidad para hablar con una sola voz en el mundo, pasando de la unanimidad a la toma de decisiones por mayoría sobre cuestiones de asuntos exteriores.

Creemos firmemente que Europa debe mantener la defensa activa del respeto a los derechos humanos, la democracia y los principios fundamentales de la UE en todas aquellas políticas que tienen una dimensión exterior, como la política de desarrollo, de inmigración, de seguridad, de lucha antiterrorista, de ampliación y de comercio.

Europa debe también velar por su seguridad y avanzar hacia una verdadera Unión de Defensa. También necesita que la seguridad energética en Europa sea una prioridad para evitar que la energía se utilice como arma política contra ella.

La Asociación Transatlántica, uno de los pilares de la paz tras la Segunda Guerra Mundial, basado en valores e intereses comunes compartidos, ha estado sometida a altibajos a corto plazo, pero a largo plazo los principios de la colaboración entre la UE y EEUU como socios afines continúan siendo válidos y cruciales. Iguales principios son válidos para un sistema abierto y multilateral de comercio libre y justo.

Queremos que la UE continúe su compromiso para erradicar la pobreza extrema en 2030, para lo que abogamos por continuar como el principal proveedor mundial de ayuda al desarrollo. La UE debe conceder esta ayuda de forma prioritaria a los países que respeten las reglas del buen gobierno, los principios democráticos y los derechos humanos.

Inversión y comercio mundial

Pretendemos construir un sistema de comercio mundial tan libre y tan justo como sea posible, que permita a Europa tanto construir lazos políticos como crear nuevos empleos en industrias exportadoras.

Queremos que Europa siga alcanzando acuerdos comerciales libres y justos que salvaguarden los altos estándares europeos en materia de protección del consumidor, medioambiente, protección social y de datos; como los de logrados con Canadá y Japón. Abrir mercados es una forma de estimular el crecimiento económico, aliviar la pobreza y crear oportunidades para los europeos.

Protegiendo nuestra vecindad

La UE debe continuar su política de acuerdos de asociación a medida con los países vecinos, basados en el principio de «más por más»: cuanto más refuercen la democracia y el imperio de la ley esos países más obtendrán de la UE. Hay que ayudar a estabilizar las diferentes regiones vecinas y atrear esos países hacia Europa frente a los continuos intentos de desetabilización de Rusia para restaurar su influencia sobre los países de la antigua Unión Soviética.

La ampliación ha sido una de las historias de éxito de la UE. Cada país candidato debe ser juzgado por sus propios méritos, pero las futuras adhesiones tendrán que tener en cuenta el pleno respeto a los “criterios de Copenhague” y la capacidad de la UE para contar con un nuevo Estado miembro.

De cara a los países del Sudeste de Europa, apoyamos el cumplimiento de los compromisos acordados en Salónica, en los que se determinaron las condiciones en las que estos países podrán participar en el proceso de ampliación.  

Contenido relacionado

ARRIBA