LAS OPINIONES AQUÍ EXPRESADAS PERTENECEN A LA DELEGACIÓN NACIONAL Y NO REFLEJAN NECESARIAMENTE LAS DEL GRUPO POPULAR EN SU CONJUNTO

Los eurodiputados populares critican la expulsión del embajador español en Caracas

Los eurodiputados del PP han pedido hoy ampliar las sanciones contra el régimen venezolano ante el empeoramiento de la situación del pais, que afronta unas nuevas elecciones sin garantías, y ante ataques del gobierno de Maduro como la reciente expulsión del embajador español en Caracas.

Durante un debate celebrado hoy en el Parlamento Europeo, el eurodiputado del PP José Ignacio Salafranca, dijo que la UE debe trabajar con el Grupo de Lima y con otros actores regionales e internacionales “para encontrar una vía pacífica que devuelva al pueblo la palabra” mediante “un proceso electoral libre que cuente con la participación de todos los actores, sin exclusión y sin trampas, ni inhabilitaciones ni presos políticos, y que sea acompañado por la comunidad internacional”.

“Las elecciones que no tomen en cuenta esas condiciones no tendrán ni credibilidad, ni legitimidad, ni deberán, por tanto, ser reconocidas por la UE”, subrayó José Ignacio Salafranca.

El eurodiputado popular recordó que la expulsión de un embajador de un estado miembro como es España requiere “una reacción contundente de la UE, por una sencilla razón: un ataque contra un estado miembro es un ataque contra el conjunto de la UE”.

Salafranca adelantó que el Parlamento Europeo prepara una resolución que será votada este jueves y en la que se pedirá al Consejo de la UE, donde están representados los 28 países miembros, “la ampliación de la lista de personas sancionadas para incluir a los máximos responsables implicados en las violaciones de Derechos Humanos”.

En el mismo debate, el eurodiputado del PP Luis de Grandes señaló que “Maduro, en compañía de otros, y su entorno han ido configurando un régimen totalitario al modo cubano y no hay indicio alguno que permita pensar que exista voluntad de cambio”.

La expulsión del embajador español, añadió, se debe a que los dirigentes venezolanos “no quieren testigos molestos de las actividades de un régimen que tiene encarcelados a los adversarios políticos, que es responsable de una crisis humanitaria terrible de la que no solo tiene que responder, sino que la utiliza para parecer un Estado compasivo que usa pequeños paliativos públicos para cuidar a sus ciudadanos de una indigencia de la que es responsable”.

Además, añadió De Grandes, “la Asamblea Nacional Constituyente, a todas luces ilegitima, convoca elecciones con previas maniobras fraudulentas para amañar el resultado” y el Consejo Nacional Electoral, “órgano sectario, y sin credibilidad alguna, ilegaliza a los partidos de la oposición, invocando supuestas trasgresiones de normas que son inaceptables por injustas y aberrantes”.

Por todo ello, dijo De Grandes, “es licito” que la UE sancione “la conducta de unos dirigentes políticos que no respetan los Derechos Humanos, que oprimen a su pueblo, y que no tienen pudor en enriquecerse a su costa sojuzgándolo y empobreciéndolo, hasta cotas inaceptables”.

“El Parlamento Europeo no puede permanecer impasible. Podemos y debemos, condenar públicamente y de forma contundente una deriva totalitaria, que está produciendo creciente tensión en las fronteras con sus vecinos y constituye un factor de inestabilidad regional”, añadió.

Por su parte, el eurodiputado gallego del PP Francisco Millán Mon recordó que “son muchísimos los lazos que unen al pueblo venezolano con Europa”.

Millán Mon hizo durante su intervención un triple llamamiento.

En primer lugar al gobierno venezolano, que destacó, “hace unos días ha declarado injustamente persona non grata al Embajador de España en Caracas”.

“El régimen debe poner fin a su clara deriva totalitaria”, dijo Millán Mon, que pidió una vez más la libertad para los presos políticos encarcelados en Venezuela.

“Mi segundo llamamiento es a la Oposición Democrática Venezolana, perseguida por los detentadores del poder, y a la que el Parlamento Europeo concedió el Premio Sakharov hace unos meses. Le pido que busque la unidad y que se oriente única y exclusivamente por el objetivo de conseguir la libertad, la democracia y la prosperidad para el pueblo venezolano”, dijo.

Por último, Millán Mon hizo otro llamamiento al Servicio de Acción Exterior de la UE y a los 28 Estados Miembros, para que “lleven a cabo una auténtica política europea común en relación con la crisis en Venezuela, es decir, que haya unidad, coherencia y también solidaridad efectiva con España”.