LAS OPINIONES AQUÍ EXPRESADAS PERTENECEN A LA DELEGACIÓN NACIONAL Y NO REFLEJAN NECESARIAMENTE LAS DEL GRUPO POPULAR EN SU CONJUNTO

Aprueba un informe de la eurodiputada riojana del PP Esther Herranz

El Parlamento Europeo ha pedido hoy a la Unión Europea (UE) que se establezcan medidas de apoyo al sector ovino y caprino en los próximos años, en particular una nueva ayuda medioambiental que reconozca el papel que estos sectores juegan para preservar los ecosistemas, prevenir el cambio climático y para mantener el empleo en zonas rurales.

La Comisión de Agricultura de la Eurocámara aprobó hoy un informe redactado por la eurodiputada riojana del PP Esther Herranz en el que se solicita a la Comisión Europea, órgano ejecutivo de la UE, introducir esa nueva ayuda medioambiental que compense a estos sectores por el papel medioambiental que juegan y gracias al cual se puede prevenir problemas como incendios o avalanchas.

El Parlamento Europeo defiende también en este informe otras medidas en favor del ovino y caprino, que en países como España ocupan un 20% de los pastos, y también que se analice cuál será su situación tras el Brexit (salida de Reino Unido en 2019) para intentar evitar así que haya perturbaciones en el mercado, ya que este pais es el principal punto de entrada de las importaciones de países terceros.

“Los sectores del ovino y el caprino son los que tienen un menor margen de beneficio en la UE y están entre los más afectados por el Brexit. La próxima Política Agrícola Común (PAC) debería tener en cuenta el importante papel medioambiental que juegan los productores de estos sectores”, explicó Esther Herranz.

En concreto, el Parlamento pide en este informe que se incremente el apoyo a la innovación y a la promoción de la carne de ovino y caprino en el mercado interior de la UE, prestando una atención especial a los cortes más novedosos para atraer a los consumidores más jóvenes.

También, ante la próxima reforma de la PAC, defiende que se refuercen las ayudas acopladas para estos dos sectores para intentar que se frene el abandono de las producciones, ya que los ganaderos de ovino y caprino tienen una elevada dependencia de los pagos directos.

En este sentido, el Parlamento muestra su satisfacción en el informe por el reciente acuerdo sobre el llamado reglamento Omnibus, que reconoce la particularidad de los pastos mediterráneos, como las dehesas, lo que les permitiría optar a los pagos directos.

En el texto aprobado hoy, y que aún debe ser ratificado por el Pleno del Parlamento Europeo, se defiende asimismo que se debe mejorar el poder de negociación de los productores en la cadena alimentaria, aplicando al ovino y al caprino un régimen de relaciones contractuales similar al que ya existe en otros sectores agrícolas y ganaderos de la UE.

El informe de Herranz también se refiere al impacto de las negociaciones entre la UE y países no miembros para llegar a acuerdos comerciales. En concreto, en lo que concierne al tratado de libre comercio que se está negociando con Nueva Zelanda, el Parlamento defiende que ese tratado debería incluir una diferenciación entre carne fresca y refrigerada y entre carne congelada que se puede exportar al mercado de la UE.

El Parlamento también pide a la Comisión Europea que tenga en cuenta la situación de precariedad de los productores de ovino y caprino cuando vaya a suscribir acuerdos comerciales con países terceros, incluyendo ambos sectores dentro de los considerados sensibles.

“Espero que este informe sea aprobado sin problema por el Pleno del Parlamento Europeo y que la Comisión Europea tenga en cuenta las recomendaciones incluidas en él cuándo redacte sus propuestas para la próxima reforma de la PAC”, dijo Herranz.